lunes, 6 de octubre de 2014

Los demás, espectadores..

Quizás no tenga el señorío, ni la experiencia para dar lecciones, pero hay algo que me preocupa y me hace sentir apartado.
Hay un mundo, donde se juegan papeles llenos de protagonistas. Yo pensaba que los papeles principales, no se adjudicaban en primera persona. Es algo parecido a un premio a la naturalidad de un artista.
Creemos encontrar todas las verdades, todo echo y nada que aprender. Partidos, competiciones, capitanes... No sé, será que nos hemos equivocado de época, aunque seamos pocos los que callen entre tanto gallo.
Rodeados de comentarios, contaminados por teclas. Multitud de "valientes", de profesores efímeros que solo entorpecen.
Así vivimos, expuestos a señalarnos con el fin de considerarnos piezas claves de una historia. Pero, ¿saben una cosa...? Mientras algunos intentan mover fichas y crear sus egos, los hombres de cabeza, intentan pasar desapercibidos. Sonríen ante tanta fama, y aquellos que pierden el tiempo, solo provocan la risa de los verdaderos protagonistas. Esos, los que se pasean de la mano con inocencia y felicidad. Cuestión de respirar y vivir el momento sin críticas ni ataques, sin comparaciones, ni mejores ni peores... Un mundo cuya idea era ser felices, no perfectos. Sólo ellos lo practican... el papel de PROTAGONISTAS...
¿Lo dudan? Aquí les dejo parte de ello...





jueves, 12 de julio de 2012

Hasta el infinito

No tengo la culpa de apreciar más el pasado que mi presente. Se me acumula el tiempo. Sin valorar el ayer, jamás entenderé el mañana. Pero, ¿tan imprescindible es?

Hubo un instante en el que apoyastes tu puño en la barbilla, y mirastes por la ventana. Me pregunto, donde irán todos esos pensamientos. Me pregunto si algún día habrá una explicación a lo que sentimos, a lo que respiramos. No hay mayor enemigo que uno mismo sentado en un espigón, hablandole al vacío de un cielo lleno de estrellas que nunca saben que contestar. Me temo que no es una casualidad...

Quién puede venir aquí y explicarme que todo es una farsa, que nada es real. Quién supo la verdad plena, quien detuvo al delincuente más malo, o quien juzgó a otra persona por un hecho incierto.
Querido... si yo fuera ese ser, estaría realmente inclumpliendo las normas de la vida. Tenemos miedo a no disfrutarla, y por ese miedo nos limitamos a satisfacer solo nuestros caprichos.
¿Se puede vivir así? Siendo un traicionero... No pierdas tu tiempo en serlo, se fiel a tus principios. La victoria en la vida no es la felicidad, es poder vivirla afrontando los problemas hasta el final.

Mira bien el cielo, allá al fondo, entre las estrellas, habrá un hueco donde estarás el resto de la eternidad. Será entonces cuando encontraremos todas nuestras respuestas. Mientras tanto ten paciencia, vive... Nos quedan siglos y siglos allí arriba para desconectar...



sábado, 10 de septiembre de 2011

Para mí el Arte...

Nacemos, crecemos y dentro de nosotros se desarrolla un sentido. Realmente, solo sabemos captarlo nosotros mismos. Nadie es capaz de alcanzar o percibir ese arte que cada uno da forma a su buena manera.

¿Qué puede ser el arte?, ¿Quién es un verdadero artista de algo?
Desarrollamos eso a lo largo de nuestra vida y sin embargo podemos llegar a despreciarlo y no sacar partido de ello.

El arte podría ser un traje con grandes bordados. Un parque lleno de niños jugando a la pelota. La suave brisa marina, el sonido del mar. La naturalidad y la sonrisa de un discapacitado. Un patio decorado con macetas y fuentes. Un cielo oscuro plagado de estrellas. Una escultura, un cuadro, una canción...

Los artistas, son personajes que se crean ellos mismos, o intentan creérselos. Me pregunto quién puede valorar el arte de cada cual. Decidir quién sí y quién no.
En mi opinión, el verdadero artista, es el que no tiene miedos a ser como es. Aquella persona cuyo oficio es su mayor afición y no le importaría hacerlo sin a cambio recibir dinero.
Esas personas que vuelcan su vida por algo que no es dinero ni fama. Verdaderos artistas, los que no la buscan, esos son.

Pero pienso que hay otro arte. El que cada uno cree y sabe tener. Ese "don" que aguarda silencioso dentro de todos. Y el que nos guste o no moriremos de la mano de él.
El arte de vivir. Eso es el arte.

miércoles, 13 de julio de 2011

Seamos personas

Me pregunto si esto de la vida... ¿No será una visión óptica que se perdió en el espacio... o tal vez sea real?

Pasa el tiempo. Nos sentamos en una habitación y sigue corriendo el aire de un sitio a otro. El segundo que hoy vivimos se nos va delante de nosotros. Que escalofrío siento, cuando miro una foto y veo a ese niño que fui. Recuerdo ese instante en el que miraba inocente a ese objetivo. Lo que no sabía, es que más tarde, sería el recuerdo de un momento que ya pasó. De esa sonrisa que uno perdió. De esa inocencia, de ese espíritu libre de cargos.

Me doy miedo, porque, ya se las cartas a las que juego. Porque sé que en esta vida todo pasa, que las desgracias están a la orden del día y que el respeto por las ilusiones se dejaron de lado. Que nadie te regala nada, porque ya no tiene uno esa cara de niño como era antes. Y sobre todo, porque ya se vivió el momento y jamás volverá... La responsabilidad de una vida ya tiene un solo dueño.

Pero...
Hay mucho camino que recorrer, y sabias palabras que escuchar, para poder ver todo con una luz más eficaz. Quedará ese abrazo, porque siempre habrá vidas a las que una sola presencia ya les basta para llegar al punto de la felicidad. Y qué mejor que una oportunidad a esos que ya no tienen nada... A esos abuelos que un tiempo atrás se preguntarían como sería su día en un sillón, atados a una televisión. Son a ellos, los que hay que admirar y obedecer, porque saben mucho más que cientos de médicos y profesores. Porque su mente la fortalece la esperanza y la ilusión por tener un ratito más.

Mientras escribo y escribo, el tiempo se va. Una persona está muriendo, y otra acaba de llegar a la vida. Un hasta siempre y un bienvenido. Una rosa que se inclina al vacío y unos ojos cerrados que esperan verlo todo.
Debemos ser fieles a la vida, recibiendo lo que nos da y sabiendo afrontar lo que por momentos nos puede hacer ver que el camino se terminó. Debemos serles fieles ya que un día los latidos se apagarán. Y estos ya no podrán hablar, ni sentir, ni escuchar. Seamos personas, nada más...

martes, 21 de junio de 2011

Un 20 de Junio


Esta es mi historia.

Que difícil era todo...
Uno intentaba ser alguien más, sin defectos, sin nada que llame la atención, ni tampoco grandes virtudes.

Por una escuela de primaria, ese chico se daba cuenta de que en las horas de religión no era uno más. El "rarito", si... No tenía ni pies ni cabeza pero era así.
Pasaban los años, y siempre quedaba esa espinita ahí, esa que hacía reconcomer a esa persona.
Se preguntarán ¿porqué? Quizás esto te abra los ojos...

Ese chico creció, amaba a Dios, creía en él. Decidió interesarse por la religión, por echar cuenta a esto, por parecer uno más. Todos con regalos allá por Mayo, ¿todos? no. He aquí lo del "rarito".
Vivió con ese secreto, y siguió.
Acabó enamorado de la semana santa, y un día se puso un costal. Sentía, pensaba y lo defendía todo. También lloraba y pedía a Dios. Pero ese espacio seguía hueco. Era como un auto-engaño.

19 largos años, pero todo lo que uno se propone, lo consigue.
Quizás el rarito no era tan raro, solo que no dependía de él.

20 de Junio de 2010. Si... me bauticé. Hace un año ya, pero sigo pensando igual que hace otros pocos.
Aveces tenemos que depender de un papel y un echo para reconocer lo que sentimos. Una lástima. Mi bautizo no fue cuando pesaba 5 kilos, ni mi comunión estuvo cargada de regalos ni globos en la celebración. Pero una cosa tengo clara, no me hace falta nada de eso para saber que soy Cristiano y que creo en Dios y María.




jueves, 16 de junio de 2011

Un pequeño paréntesis

Aveces pienso, que la vida no es más que una melodía que suena. Siempre sonará una nota, pero como haya una pausa, pararás de tocar. Podríamos dejar de tocarla por un error en la manera de hacerla sonar, o tal vez, porque nos dimos cuenta de que esa pieza jamás tuvo sentido alguno.

Pues tú sabrás. Si irte o quedar. Pero algo te diré, aquí no hubo una piedra de más... Puedes quedarte, o puedes marcharte con las manos llenas de sueños y satisfacción, porque ha podido merecer la pena. No es tiempo de despedidas, es tiempo de descansar, y viajar a otro lugar, pero eso sí, siempre regresar.

La sabiduría no es más que un va y ven de ideas maduradas...

Ni tu ni nadie, me va a echar de este lugar. Lo sabes bien... ya quisieran las rosas nacer por pura casualidad en este aire de azahar. Que más quisieran reinventar esta ciudad, que más quisieran volver a crear el paraíso ¿verdad?

Volveremos algún día, mientras tanto... viviremos, porque algunos, ya dejaron de hacerlo.

miércoles, 1 de junio de 2011

Tras un Río de plata

El hombre nace, crece y sigue su vida. El trianero, nace con la guasa de Triana, y muere por y para Triana.
Tengo muchas ganas de conocerte, de saber de ti. De lo que fue, de lo que es... ¿Qué tienes tú por ahí que nadie cambia? ¿Que se respira allí, como se oye un cante tras un repique de campanas allá por Santa Ana...? Corbata de Lunares, capotes, carretas, rumba, y flamenco. No se puede ser un cualquiera, todo vale en Triana.
Tiene algo, que me cuesta entender. Seguiremos estudiándote...








viernes, 20 de mayo de 2011

Un tropiezo en la vida

Creo que, todo está más lejos que nunca. La luz estaba encendida, y se apagó poco a poco con el sonido de un aguacero...

Ya no me preocupa que mi ilusión no se cumpliera como cada primavera. No es lo que de verdad me importa ahora mismo. Si todo fuera eso...
Empiezo a desconfiar de mis principios, de todas mis ideas. Estoy entre la duda de todo, nada es transparente en mi mente, todo está turbio y translucido.

Intento reencontrarme, creer en lo que un día pensé tener. Pasearme por mi jardín allá donde las barcas y los corazones son protagonistas. Aspirar el mismo aire que un día deje de lado.
Pero no lo consigo. Veo extraño lo que yo amaba, me siento extranjero, mareado entre los impulsos y las ideas. Me siento indefenso entre toda esta oscuridad.

Hoy por hoy soy un hombre herido, sin ilusión ni camino. No tengo un claro culpable de ello. Supongo que no hay mayor culpable que uno mismo. Pero necesito tiempo para averiguarme que es lo que ha pasado, buscarle una explicación y sobretodo, hallar una solución. No me rendiré.

¿Qué está pasando?... ¿Es esto lo que quieres? No tengo otra respuesta en mi papel. "Que siga siendo Dios el que me guíe"
A pesar de todo, confío, porque él sabe lo que hace.

Caer duele, levantarse ni te digo...

miércoles, 6 de abril de 2011

Retrocediendo

El tiempo sigue pasando, los segundos no paran de recontar los minutos y estos a las pesadas horas. Pero, da marcha atrás ese reloj. Dale veinte mil vueltas atrás...

Me encuentro un niño, en una habitación. A eso de las cinco de la tarde. Una ventana abierta de par en par, por la cual el calor y la brisa escasa hacen presencia en la escena. Una caja de zapatos, pintada con temperas, y decorada con papel de aluminio, plastilina roja y muñecos en miniatura... Una radio suena, y no por casualidad, con sonidos de cornetas y demás. Póster por toda la habitación, de un Dios que murió marinero, allá por el Puerto.
¿Costaleros? eso aquí da igual. ¿Estandartes? nada de eso... Esta Cuaresma en la que me encuentro en el pasado, no trata de eso. Trata de antifaces, capirotes de colores, de pasos que salen a la calle sin un porqué. Músicos que interpretan las marchas que hoy este niño escucha en su radio, sin títulos, sin sello musical... Aquí no hay sitio para todo ese conocimiento. Las cintas de vídeo están ya rebobinadas y colocadas para ser grabadas, y los itinerarios están con los picos de las hojas torcidos, y mareados, sin uso, ya que todo está memorizado... Una pelota de cuero soportada por una cuerda, que al final de la semana, estará multiplicada por gotas de cera de diferentes colores. Cuatro esquinas de un cuarto, cargadas de humildad e inocencia. Era todo tan fácil...

Sin duda alguna fue el pasado, cuaresma de muchos, y la mía propia. Pero, ¿no crees que esta manera inocente de vivir las cosas, no es especial? Quizás este niño sabía más que todos nosotros, y se dedicaba a inventarse su mundo y alucinar con lo más mínimo...
Solo sabía sonreir y disfrutar.
Ojalá volviera a ser niño...

miércoles, 23 de marzo de 2011

Esta Noche...

Hoy me siento en la misma silla de siempre. Con mi copa de cada noche.
Alzo mi copa al cielo. Quiero brindar porque así me lo pide mi corazón.

Brindo, por cada persona que respira cerca de mí, por tener los amigos que tengo. Porque todo siga igual de bien como hasta ahora. Por ese balanceo del tiempo, que por casualidad otra vez, acertó en abrir el telón al cielo más perfecto. Porque piso muy poco un hospital y un tanatorio. Porque salgo a la calle con una sonrisa, sin que nadie me dé nada a cambio.

Brindo, por esa noche en la que dejamos de ser personas, y aprendimos a ser papel y bolígrafo. Por tantas y tantas historias que hoy por hoy, mi cabeza puede recordar. Por inclinarme hacia el universo, y hablar con Dios. Por toda la suerte que he tenido, para que hoy siga respirando, y como no interpretando en un papel todo lo que pienso. Por todos aquellos que se molestaron y perdieron su tiempo en mí. Y sobretodo, brindo por toda la salud que hay dentro de mi hogar y fuera de él.

Brindo y no me canso de brindar, sin embargo, sabemos que un día dejaremos de hacerlo. Mientras tanto, seguiré agradeciendo todo lo que tengo...

Entre tanto y tanto me paro a pensar, y si te digo la verdad, nunca está de más, valorar y reflexionar...


domingo, 6 de marzo de 2011

Algo ocupado


Seguramente esté por ahí, de aquí para allá. Ahora mi tiempo lo ocupan esos paseos por María Luisa, sencillamente estoy estudiando los tímidos comienzos de una primavera. Ya las hojas caídas en el suelo, no son un obstáculo, estas ya se deterioraron con el frío invierno. Ahora sale a la luz toda la belleza, todo el color que pueda el ojo humano percibir. Un pájaro ya está perdiendo la vergüenza, y se anima a volar. Sin embargo, esto solo acaba de iniciarse. Aun tiene que ser más templada el agua que salga de esos chorros. Tienen que ser más verdes esos árboles y más amarillento esos rayos de sol. Sigo esperándote, Primavera...

martes, 8 de febrero de 2011

Contaminados por teclas.

Toma asiento amigo, que te voy a decir unas palabras. Ven y siéntate aquí delante mía.
Ya va siendo hora de sincerarnos tú y yo. No se si es culpa de mi persona, tampoco quiero saberlo, pero... ¿no estamos perdiendo demasiado el tiempo?

Dime amigo mio, ¿Quién da valor a una opinión? ¿Hay que tener un "ego" para callar a alguien, o simplemente un rostro intimidante?

Camino por la vida sin intentar hacer mucho ruido a mi alrededor, sin cambiar mucho el orden de las cosas. Me gusta interpretar el papel secundario, no me gustan los personajes destacados. Pienso que estos deben surgir de la nada, como si de algo por naturaleza se tratara.
¿Estás dispuesto a comprar a los demás con una moneda que no tiene valor?

No tengo estudios. Ni tampoco los quiero. Pocos libros me hacen falta para saber en que no hay que caer.
Quédate sentado mirando el inerte movimiento de las agujas de un reloj, que yo mientras estaré paseando por la vida sin molestar. Riendo y bebiendo. Respirando y escuchando.
Te mentiría si te digo que yo no malgasto mis minutos de vida rompiéndome la cabeza, pero puedo decir, que de ello saco algo positivo, que me ayuda a invertir mejor en mi manera de ver las cosas.
Vivimos atados a redes sociales, a chat's que no cesan de cotillear y de estorbar. No teníamos bastante ya...

Nunca es tarde para salir, ni lo tarde que salgas importa. Lo que importa es lo que importa. La importancia que tu le quieras dar, ya no depende de mí.
Sal de ahí, que el sol no te reconoce, que tu olfato olvidó que se respira con un abrazo, que se siente cuando se da un paso hacia delante y cuanto pesa una lagrima de risa.
Hay que saber cortar, hay que parar y pensar que hay algo más, que no todo está ahí, que el mundo es camino por andar y no comentarios ni fotos que burlar.

jueves, 20 de enero de 2011

Quizás llegó ya...


Me extrañaría que alguna sola persona de este mundo que se sienta costalero, respire igual de tranquilo que hace 2 meses. Sabes bien que no me equivoco.
Como también que me siento costalero, y como tal, intento parecerlo y sobretodo, vivirlo.

Ya se nota en el ambiente, en tu día a día lo vas acariciando, vas asimilando lo que está por venir... Aveces pienso que somos como niños, pero claro si, en el buen sentido. Que hay mas grande que anotar con una sonrisa esa igualá, o ese ensayo. Lo curioso es que al anotar, no piensas en lo que te pesó, o en la fatiga que pasastes, directamente se te vienen a la cabeza los grandes momentos, tu gente, echas de menos eso, y estas feliz porque sabes que es lo que te queda por venir.

Quizás haya llegado el momento de rozar otra vez esa madera, de apretar el corazón, de susurrarle al viento que huela otra vez a cera derretida. De sentirte participe del mayor espectáculo que la calle pueda dar de sí, de buscarle sentido a todo, de convivir y alegrarse por ello.
Quizás llegó ya ese instante, el que se tarda en reaccionar después de un golpe de llamador y volar al mismo cielo, de preguntar a tu lado, de preocuparte, de sentir la magia, de palpar el agua con anis en un frasco de metal, de dejar el resto de las cosas a un lado y centrarte en esto.

Es difícil comprendernos, pero nos sentimos comprendidos porque somos lo que queremos ser.




sábado, 1 de enero de 2011

Búscale sentido y vívela.

Hace poco, una persona me preguntó, que es para mi la vida...
Le contesté simplemente que la vida era todo lo que uno ve con sus ojos, lo demas, sentimientos y estados anímicos.
Mi respuesta fue breve, pero la verdad, mi cabeza se marea pensando una y otra vez que es realmente.

Sería una pena que desperdiciaramos esta, para estar metidos en peleas, en oscuridades, envidias... La pena es que aveces nos dejamos llevar y acabamos cayendo en esas historias, pero hay que saber salir de ahí, hay que saber porque así no somos felices, no lo somos. Aquel qe no sabe salir una vez, se queda ahí para siempre.

Para un pescador, la vida sería el azul, el mar, el aire limpio... Para un músico, no habría nada más importante que una bonita sinfonía... Pero creo que si de verdad quieres exprimirla, habría que cojer una cosa de cada una.
Que una vez que seas viejo, que tengas tus 80 y tantos, pongas en la balanza todo lo vivido, caiga esta para el lado positivo, entonces puedes despedirte de este mundo con la cabeza bien alta, tranquilo de que merecío la pena. Sin miedo a que mañana puedas dejar de respirar...

Es sencillo...
El sentido de la vida no es otro que nacer sin saber, para morir sabiendo.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Podríamos ser...

Cuando eramos niños, soñábamos con el futuro, con el qué seríamos, que papel nos gustaría interpretar de adulto, que labor desempeñar y con que poder ser recordado...

Hubo alguien que nos incitó o nos sirvió de ejemplo a seguir, alguien en quien fijarnos para parecernos a él. Quizás un día dejamos de soñar en como nos hubiese encantado ser, y en ese instante sin querer, empezamos a crearnos tal y como somos.

Podríamos ser una persona que no le importara dar la vida por otra, podríamos ser aquella que nunca le dio miedo a nada, o aquella que se arrugó y desapareció en el aire... Podríamos ser aquel hombre que se sintió grande por creerse el mejor de todos, o tal vez podríamos ser aquel padre feliz por que su hijo también compartiera esa felicidad. Podríamos ser una persona enferma, loca por el juego, o una envidiada por sellar siempre una sonrisa en su rostro... o porque no, un hombre que luchó por defender sus ideas, y logró hacer eco en la vida.

No intentes hacer ver a los demás que algo es así o que lo que te gusta a ti también le gusta a los demás, porque yo también puedo elegir. No te creas superior a los otros, porque te hundirás en tu mundo oscuro y solo. Déjanos elegir, déjanos pensar y valorar por nuestra cuenta. No intentes cambiarnos, ni destruir nuestra mente. Los prototipos las crean las empresas, las tiendas de imagen, la televisión... No se engañen, todo es un teatro...

Hoy me levanto siendo yo otra vez, sin ninguna contaminación en mi mente, con la misma naturalidad de siempre, siendo persona y viviendo el instante, sin preocuparme en como ser.
Con transparencia y tranquilidad porque tengo mi propia personalidad, mis gustos, mi idea sobre el mundo que me rodea, mis amigos y mi vida. Quizás fue como siempre quise ser, o quizás no. Pero si tengo por seguridad que mi vida me a echo convertirme en lo que soy, y créeme, soy feliz por ser como soy.


jueves, 9 de diciembre de 2010

En la 115…

Comienza aquí la historia de un hombre.

Cuando llega el momento de una despedida, de dejar todo a otro lado.

Con las maletas hechas me monto en este tren, no un tren cualquiera, sino el tren de la vida.

En la 115, a eso de las 12.00h, sentado, con miedo… tal vez, pero con la ilusión de volver a nacer.

100km, y un mundo de por medio, ¿no hay porqué preocuparse no? ¿Ó si…?.

Miro por la ventana y veo el mundo pasar, la luz está cada vez más cerca.No pasa nada, si siempre soñé con este momento, el momento de sentir ese lugar por dentro, de creerme persona y aprender a vivir.

“Próxima parada Dos Hermanas…” Esto está aquí, me gustará, ¡porqué tantas preguntas! ¿No es esto…? Madre mía.

Conforme pasa el tiempo mi sonrisa se alarga, ya veo la luz, noto como respiro diferente, que esta sangre corre más alegre. Noto que esta si es mi sangre, que mis ojos llorosos están ansiosos ya por conocer y mis dedos rozando ese aire a Dios, reconociendo lo que un día deje aparcado en el conocimiento y en fotografías.

A eso de 15 minutos, todo tan oscuro, se abre las puertas del tren y mi persona sale acompañado de un montón de equipaje.

Mi equipaje cargado, pesado, no cabía todo lo que llevaba conmigo, quizás… me pasé colocando tantas ganas en él, me equivoqué al calcular cuanto amor dispuesto a enamorar tenía que meter. Ese lugar… una mezcla entre el verde, el azul y la piedra antigua.

Verde naturaleza, naranjos, árboles extrayendo toda la sabiduría de esta tierra, y como no difuminándola a cada persona que pasa por su lado. Azul... ay azul... que bonita se ve Sevilla reflejada en tu agua... El Guadalquivir pasa y desprende frescura de lado a lado, desbordando dulzura. Y ese cielo tan azul... vaya cielo. Pero no queda todo ahí, porque que sería la Giralda sin ese color amarillo desgastado, sin ese pilar que sostiene el día a día del sevillano, de esa sonrisa que saca quien la mira pensando: "Esto no tiene nombre", o esa plaza España abanderada y romántica llena de barcas y corazones forjados para siempre...

Enfermo por pensar en Sevilla y elogiarla, puede ser, lo que también sé es que un enfermo se enamoró de ella, que un día llegó y jamás se quiso marchar… y que a día de hoy es el enfermo más feliz del universo.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Jose Luis Ibañez Farru

Te conozco tan poco y a la vez tanto... Quizás el camino nos unió, tal vez fue él, o tal vez ella. Para los que no te conocen, he aquí un hombre de los pies al cielo.

Allí, donde yo nací no entendí al que tú le pides, no lo conocía. Como puede ser que una expiración haga tanto ruido. Parece que ruje el cielo, que se desquebraja el tiempo.

Sin duda alguna eres una persona especial. Un tio que no le preocupa su imagen, que solo se preocupa de él que bastante ya. No creo que haya una sola persona la mitad que tú...

Y anda que te gusta poco un Viernes Santo. Que no se te parte el cuerpo cuando ves a esa señorita tan coqueta salir de esa puerta.

Pocas veces elogio a una persona, pero creo, que jamás elogiaré a una como tú. Íbamos a aprender poco los demás de un tipo como usted... Aquí sobran las estrellas, sobran las tirantas, las cañas... los pasos que saques... Hablando de ti todo eso cobra menor importancia. Esto va más allá. Casualidades, las lecciones de la vida, levantarte con todas las ganas del mundo, entrenar y correr.

Me pongo en tu situación y se me cae el cielo. Hay que tener el corazón más grande del mundo para sacarle hoy una sonrisa al mundo, ¿y sabes qué? ni por un momento dudo que no lo tengas, porque consigues esa ilusión por la vida. Para que luego digan que Dios no existe, ea pues que te pregunten a ti si existe o no.

No tiene suerte ese hombre Farru, que orgullo tiene él de verte desde ahí, dándose cuenta de lo grande que es su hijo... Recuerda, nunca estarás solo. Y si algún día crees que si, corre a la calle Castilla con esa medalla, allí están todas tus respuestas, y lo sabes… Nada existe sin él...



miércoles, 24 de noviembre de 2010

La cruda realidad


Vaya años nos está tocando vivir. Mucha pobreza, menos dinero, trabajadores que se ven sin nada que hacer, sin ninguna ayuda... Es triste, esas familias que lloran porque no pueden comer a capricho, que si no fuera por ese techo en el que viven, sería lo más parecido a un país tercermundista. Claro, eso, el que lo tenga.

Crisis, crisis crisis... Absurda política. No se engañen, esto no lo arregla un partido político u otro. Somos hoy por hoy marionetas de las grandes empresas, de oscuridades que nos ocultan datos, cifras, ideas, mercado, negocio... La cantidad de personagillos cobrando un dineral por llamarse "político", porque no tiene otra función que parecerlo. Ese monigote, por así decirlo, se gana su 6.000 euritos cada mes, y así hay cientos en España. Ya que te haces llamar político, y tan bueno que te dibujas, venga rebájate el sueldo, vamos repártelo a una familia, ¿ah que pasa?, ¿ya no, no? ¿ahora no somos tan buenos no?...

¿Por qué tantos inventos de miedo, somos objetos con los que se puede jugar? Tal y como están las cosas me puedo esperar de todo. Aveces me recuerda esta vida aquella película del anillo... todo el mundo quiere poseer el dinero, de una u otra forma, guerras, radicalismo. Se envenenan en su montón de oro. Mientras miles de criaturas no tienen ni agua, un señor se compra un yate cada semana. No tengo nada en contra del que se gasta su dinero donde le da la real gana, pero es curioso que el que más tiene, no lo tiene de forma legal.

No queda otra que el refugio de la Esperanza, de pedir y esperar. Mientras, que se sigan comprando esos yates y mansiones, que algún día, se morirán al lado de su montaña de tiestos.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Tengo ganas de recordar como era...


La noche inquieta, espera ya con ganas los sonidos de la cuaresma.
Esas cornetas que se preparan para hacer sonar esa marcha que hará vibrar el corazón de algunos. Ese llamador que pide a gritos ser sonado. Ese racheo que parece que se va la vida en ello. Ese sol radiante que alimenta todos los naranjos de la ciudad para vestirse de gala y engrandecer el escenario de los sueños. Esos bares que lucen su mejor entorno de cuadros, repletos de gente hablando de lo mismo. Iglesias con un va y ven en sus puertas, y niños locos por saber que se ve debajo de su primer antifaz... Flores que se preparan para dar más presencia a los verdaderos protagonistas. La plata limpia con ese toque brillante, la misma plata por la que se pasearan cientos de manos ansiosas de que la que va arriba, le escuche y cumpla su promesa. Que la cera esta loca por ser derretida, y ser goteada por cada rincón, por cada calle. Que los flashes de fotos capturen la mejor postal cofrade...
Que tiemblen las parihuelas, que ya se acerca, que esto está aquí ya, que sigan contando los minutos que mi espera ha comenzado ya y que mi instinto me dice que lo mejor está por llegar...
Que mis piernas estan listas para andar, y mis ganas de soñar se hacen más impaciente que nunca. Que mi locura va a más y más, si no veo ya a ese Dios rompiendo en andas desde san Lorenzo hasta la catedral. Que no tarde mucho más, que Sevilla se muere de ganas ya de comenzar...










martes, 16 de noviembre de 2010

9 letras

Eso que tanta polémica nos trae a todos y a su vez miles y miles de sueños, amistades y sobretodo buenos e inolvidables momentos....

Y quién no esperaba desde pequeño en ese estreno que tanto y tanto se hizo esperar... Aquellos pequeños pasos que distes, aquellos tropiezos, aquel capricho que solo podía llamarse ilusión... Aquella puerta que te daba miedo a cruzar.
Nervios a porrones días antes de sacar la cofradía, no se comía, no parabas de pensar.
Poco a poco te enganchas a él de tal forma que esta, se te hace tu vida.

Porque este mundo es mágico, lleno de sabios y no tan sabios... pero todos con un mismo Sentimiento.
Una cultura de la que cada día que pasa aprendes más y más....
Para Disfrutar, para llorar, para sentir lo que solo los elegidos pueden hacerlo, para parar el tiempo en una levantá, para avanzar y aspirar...

Un baúl cargado de momentos inolvidables, de callejones que se hacen en la oscuridad bajo el faldón, de segundos en los que el peso de Dios no tiene importancia, de notar el sudor de tus dedos, pero eso da igual... nada tiene protagonismo tras esa chicota, mueres con ella. Esos instantes en los que escuchas al capataz y de una forma u otra te vienes arriba. Te da igual todo lo demás, disfrutas con el segundo a segundo que pasa y tú estás ahí, mirando a tus lados y viendo que estás con amigos, con gente que muere por esto igual que tú.

Y dime Dios, si hay cosa más grande, que pasearte como solo Tú y tu Madre Bendita merecéis.
Porque el secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se Quiere, sino Querer lo que se hace...
COSTALERO y nada más...

domingo, 14 de noviembre de 2010

Cosas que pasan

Había alguien que decía que la perfección no existía. Que nada era perfecto, que el mundo estaba lleno de imperfecciones... Cuando te conocí, me di cuenta de que esa persona no te vio jamás.

Todo viene, con escasos 6 años…

-¡Abuela, pon Canal sur, que ya es Semana Santa y salen los pasos por la tele! Qué bonitos recuerdos. Empezaba a crearse esa pólvora fantástica. Deseaba que vinieran esos días de azahar para poder ver esta vida a través de una pantalla. Cornetas y Tambores, bambalinas, movimiento, capirotes, plumas, oro… ¡Nadie me explicó que esto existía! Como puede ser, si es lo más maravilloso que se puede ver. Como va ser que las dos personas que más quiero no me contaran que Dios existe.

Recuerdo una vez que mi abuela, mientras veía algunos videos de la madrugá, me dijo que había un Cristo en Sevilla que lo llamaba el Gran Poder, y una Virgen que era preciosa. Que era una joya y que tenía un manto verde. Poco más tarde me di cuenta, de que el verde simbolizaba Esperanza… ¿A que no adivinan como se llamaba esa virgen?......

Tome esa palabra, como guión en todo lo que me ocurría, “siempre hay que tener la ESPERANZA”… “la ESPERANZA es lo último que se pierde”… Sabía que tú estabas ahí siempre, que tú eras la Madre de Dios, que eras la más hermosa, que eras ELLA…

Te miro hoy en día y en ti veo reflejada Sevilla entera. Escucho el susurro que me transmites cuando te reviso que sigues siendo Tú, que nada te falta, que nunca dejas de ser señora.

Suena tu marcha “pasa la virgen Macarena…” y noto como me ayudas, como me llenas ese gran vacío que nadie me llena. Que se rompe mi corazón porque lloro viéndote pasar, porque sé que eres tú a la que yo le pido, la que me escucha y me escuchó.

Mi abuela me explicó y me presentó a ella a través de la pantalla, aunque mi abuela con su edad, no había tenido oportunidad de verla en persona. No hace más de una semana, tuve la gran suerte, después de 14 años, presentársela en plena basílica. Miraba a las 2 y notaba como cada una me agradecía ese momento, lo que estaba pasando.

No sé si por suerte o pura casualidad, pero esta historia significa hoy, un peso bastante importante en mi vida… y… ¿A que no adivinan como se llama mi abuela?....



viernes, 12 de noviembre de 2010

Como corre la máquina…


Cuando vives un instante determinado en tu vida, te paras a pensar, a deducir, a reflexionar, sobre la vida, tu vida, de cuando eras tal, de aquella cosa que tenías, de aquel instante que guardas en tu memoria y desearías de 1.000 formas que volvieras a revivirlo. Pasa el tiempo, no nos damos cuenta y se despiertan las ganas de recordar…

Hermoso momento, valoras esa situación, la gente que formaban parte de ella, añoras algunos a los que por desgracia ya no pertenecen a este mundo, y se alejaron al más allá, aunque su alma siga viva en el infinito cielo… Aprovecha tu vida, no es de nadie más, es solo tuya, tú decides, no estamos aquí para perder el tiempo, estamos de paso.

Nunca estamos totalmente conformes con el preciso instante en el que hacemos nuestra vida, siempre echamos la vista atrás, o algunos intenta hasta echarla hacia el futuro, de cómo será de cómo cambiará, el secreto está en vivir el día 1 como si fuera el mejor ejemplo de tu vida.

¡Que paren esta máquina! que algunos queremos disfrutarla más, que no somos conformes con tantos años de constante respiración, que dure una milésima más esos momentos perfectos, que no se acabe, que rocemos la vida una vez más.

Que los sueños, sueños son,y yo quiero soñarlos cuando ya esté muerto. Ahora me toca vivirlos...

A tí


De día o de noche, qué más da… si por más vueltas que da el mundo tú siempre estarás igual.

Como la luz de la tranquila tarde que se muere por momentos en el fin del día, que se esconde por la otra ladera del mar. Como una explosión de gusto, de sabores… que despierta todos mis sentidos, y me calma cuando sé que estoy ocupando y formando parte de ti.

Eres la perfección. Ejército de callejones hermosos, y una avalancha de naranjos vivos y radiantes. Dios no eligió otro lugar más divino para habitar. La ilusión de los románticos y bohemios, Un territorio donde el sueño se hace eterno y el arte talismán…

Y no sé porqué, pero por mucho que pase el tiempo, jamás habrá otra como tú, haya desde la Basílica hasta el Porvenir, desde Triana hasta San Nicolás… si da igual… Mientras yo te respire y mire hacia tu corazón mirando a tu espía de bronce lucir esa silueta perfecta en lo alto de la torre más bella…

No parece raro que yo hable de ti, pero si eres así por algo será, no sé si por pura casualidad, pero hoy te digo Sevilla, en ti quiero morir y vivir hasta la eternidad.



Pónganse cómodos.......

No hago este blog para conseguir 50.000 visitas, no lo creo con la idea de cambiar la manera de pensar de mí hacia la gente, no pretendo crear un personaje sabio, tan solo escribo lo que siento...

Disfruten como yo lo hago, porque rebuscarse dentro de uno mismo no tiene precio.